Alimentación equilibrada

 
Inicio

Web

Noticias Contacto Tu dietista

NUTRIENTES (macro y micro-nutrientes)

GRUPOS DE ALIMENTOS
ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA

DIETAS para  el CONTROL DE PESO

Prevención/control de ENFERMEDADES

ARTÍCULOS sobre ALIMENTACIÓN

Web de interés

 
 

DIETA Y ANEMIA

 

            Anemia ferropénica (anemia por déficit de hierro)

 

            La mayor parte del contenido del hierro de nuestro organismo se encuentra principalmente en la hemoglobina de los glóbulos rojos y también en la mioglobina en el músculo esquelético. Son moléculas destinadas al intercambio y transporte de oxígeno. Una parte del hierro se encuentra almacenado en el bazo, médula ósea e hígado en forma de ferritina. También forma parte de enzimas de la cadena respiratoria mitocondrial e interviene en el sistema inmune.

            Se precisa un aporte de hierro diario entrono al 10 mg al día, 18 mg en el caso de la mujer en edad fértil debido a las perdidas ocasionadas por la menstruación.

Del total del aporte diario de hierro se absorberá alrededor de 1 a 1,5 mg. La absorción varía según la biodisponibilidad del hierro, así se aprovechará entorno a un 20% en el caso de la carne (ya que se encuentra en forma “hemo” y esto facilita su absorción) y tan solo un 5% cuando se trata de hierro vegetal (por estar acompañado de fitatos y oxalatos).

La absorción del hierro depende de factores como la presencia de vitamina C  y calcio que mejora su biodisponibilidad o por el contrario, si se encuentra en un medio alcalino o en presencia de fitatos y oxalatos.

Una vez absorbida por la mucosa digestiva, el ión Fe se transporta en la sangre por medio de la transferrina (100 a 150 microgramos por cada 100 ml de sangre).

Como principal fuente alimentaria tenemos la carne ya que además de su contenido de Fe es de tipo hemo. En general contienen entre 1mg de Fe /100gr (ejemplo la carne de cerdo) y 2mg/100gr (ej: ternera), aunque hay carnes con mayores proporciones como el solomillo de buey (5mg/100gr), el caballo (7mg/100gr) y las aves de caza como la perdiz y la codorniz (7’7mg/100gr)

Las vísceras y despojos también tienen interesantes cantidades de Fe destacando la morcilla(14mg/100gr) y el hígado (de 8 a 13 mg/100gr) así como sus derivados ya sean patés o de foigras (5,5mg/100gr)

.Los pescados en general contienen entre 0’5 y 1 mg/100gr. Los crustáceos contienen un promedio de 1’5 mg/100gr. Con respecto a los moluscos, son muy ricos en Fe, así el mejillón contiene 4´5/100gr, las ostras 6’5mg/100gr y las chirlas, berberechos y almejas pueden llegar a los 24mg/100gr de porción comestible.

Los lácteos sin embargo son pobres en Fe.

El huevo contiene unos 2mg/100gr, la mayor parte concentrada en la yema.

Entre los alimentos de origen vegetal, también encontramos grandes cantidades de Fe, aunque la presencia de fitatos y oxalatos dificultan su absorción.

Los cereales tienen cantidades variables de Fe, así el arroz blanco solo contienen 0’5mg/100gr y la harina blanca alrededor de 1mg/100gr. Los macarrones, espaguetis, pan y galletas contienen unos 2mg/100gr. Estas cifras ascienden si se trata de harinas o productos fabricados con harinas integrales (aunque también disminuye su biodisponibilidad.)

Las verduras tienen entre 1 y 1’5mg/100gr, aunque debemos destacar el aporte de Fe de las acelgas, borrajas y grelos (con unos 3mg/100gr) y las  espinacas (4mg/100gr).

Las legumbres tienen una cantidad considerable de Fe (las legumbres más consumidas contienen entre 6’5 y 7mg/100gr).

Las frutas tienen aproximadamente unos 0´5mg/100gr, aunque algo más si se tratan de frutas tropicales como el maracuyá o sobretodo el coco o ciertas frutas del bosque (fresas, grosellas…)

 

Anemia perniciosa.

 

El déficit de vitamina B12 produce un tipo de anemia denominada anemia perniciosa.

La vitamina B12 o cobalamina (contiene cobalto) entre otras funciones, es necesaria para las células de en fase de división activa como las células sanguineas.

Se encuentra exclusivamente en alimentos de origen animal y microorganismos como las levaduras

  

            Anemia megaloblástica.

 

            El déficit de vitamina B9 o ácido fólico puede  producir anemia megalobástica.

            El ácido fólico se encuentra principalmente en vísceras y verduras de hoja verde como las acelgas o las espinacas.

 

Subir

 
     
Inicio

Web

Noticias Contacto Tu dietista